INDEMNIZACION POR ACCIDENTE LABORAL DAÑOS Y PERJUICIOS


LA INDEMNIZACIÓN DE DAÑOS Y PERJUICIOS COMO CONSECUENCIA DE ACCIDENTE DE TRABAJO. RINBER ABOGADOS EXPERTOS EN ACCIDENTES LABORALES.

En RINBER ABOGADOS, abogados expertos en obtener la máxima indemnización en asuntos relacionados con  accidentes de trabajo, vamos a publicar una serie de artículos relacionados con el mundo del accidente laboral a fin de divulgar el contenido legal del mismo. RINBER ABOGADOS, ABOGADOS ACCIDENTES LABORALES.

Es bien conocido por todos que los accidentes de trabajo constituyen, por su frecuencia y gravedad, una auténtica lacra de nuestra sociedad.

Pero es que, además, en muchas ocasiones, el accidente de trabajo supone para el trabajador accidentado una inagotable fuente de litigios. De tal manera que al daño físico y moral que implica todo accidente, se añade un engorroso peregrinaje judicial con los consiguientes costes económicos y la presión psicológica que todo proceso judicial lleva consigo. En efecto, piénsese que, producido el accidente, el trabajador, o en su caso sus herederos, pueden verse en la necesidad de tener que litigar para que se califique correctamente la contingencia, para que le sea reconocido un determinado grado de incapacidad, para que se le imponga a la empresa la obligación de abonar en concepto de recargo, un porcentaje sobre las prestaciones de Seguridad Social que le han sido reconocidas o para obtener una indemnización por los daños y perjuicios derivados del accidente. A lo que habría que añadir, en algunas ocasiones, la existencia de un proceso penal, en caso de que existan indicios de que la actuación empresarial desencadenante del accidente pudiera ser merecedora de sanción penal.

Una vez que tenemos un accidente laboral, es importante ponerse en manos de un abogado experto en accidentes de trabajo, con el objetivo que consiga para nosotros la máxima indemnización posible. En RINBER ABOGADOS, tenemos un departamento dedicado exclusivamente a esta concreta materia del derecho y el nivel de satisfacción de los clientes es muy elevado. RINBER ABOGADOS conseguirá en todo el territorio nacional, la máxima indemnización tras sufrir un accidente laboral. Nuestra experiencia nos avala.

Como se puede comprender observando este panorama, las “secuelas judiciales” que se derivan de un accidente de trabajo son verdaderamente desalentadoras y no hacen sino prolongar el sufrimiento del trabajador. Pero es que, además, este incierto y lúgubre panorama se complica por quienes tienen atribuida la función de reparar, en la medida de lo posible, las consecuencias dañosas derivadas de los accidentes. Y así nos encontramos con que cuando lo que se reclama por el trabajador accidentado es la reparación de los daños y perjuicios sufridos, tanto los tribunales civiles como los laborales se vienen declarando competentes para conocer de tal pretensión. Y no sólo eso, sino que además, al tiempo de resolver la reclamación lo venían haciendo desde posiciones bien distintas, lo que sin duda añade un componente de inseguridad jurídica a la ya de por sí complicada situación del trabajador accidentado.

La situación expuesta ha permanecido invariable durante muchos años, si bien parece que algo puede estar cambiando, tanto en lo que respecta a la competencia jurisdiccional para conocer de las reclamaciones que tengan por objeto obtener del empresario una indemnización reparadora de los daños y perjuicios sufridos por el trabajador, como consecuencia de un accidente imputable a aquél a título de culpa o negligencia; como en relación con los criterios que deben emplear los jueces en la resolución de estas cuestiones. RINBER ABOGADOS, ABOGADOS ACCIDENTES LABORALES.

Sin duda alguna estamos ante dos sentencias de extraordinaria importancia, pues habrá un antes y un después en el tratamiento judicial de estas cuestiones, de manera que la doctrina que se establece en ellas, no sólo repercutirá en el modo en que los jueces de lo social se acerquen a resolver los problemas que se plantean en este tipo de procesos, sino también, me aventuro a señalar, en la propia distribución competencial de esta materia. Me explico, frente a la creencia general, o “lugar común“, de que los jueces de lo social tenían una sensibilidad especial para acercarse a los problemas laborales, lo cierto es que en esta materia ocurría justamente lo contrario. En efecto, se había extendido la convicción, por otro lado fundada en datos objetivos, de que la jurisdicción social era mucho más cicatera que la civil en el enjuiciamiento de este tipo de pretensiones. De tal manera que al trabajador accidentado -o, en su caso, a sus familiares- les era mucho más “rentable” acudir a la jurisdicción civil reclamando una indemnización de daños y perjuicios derivada de un accidente de trabajo, que a la social pese a que, normalmente, en aquélla los procesos son mucho más largos y más costosos económicamente.

Y si bien desde un punto de vista humano es comprensible que los futuros litigantes traten de plantear su reclamación en el terreno de juego que estimen que les es más favorable, desde una óptica estrictamente jurídica es difícilmente asumible que dos órdenes jurisdiccionales se empecinen en considerarse competentes para conocer de una determinada materia y, mucho más que la cuestión no haya podido ser zanjada ni por el legislador, mediante una regulación integral de los accidentes de trabajo, tal y como se viene reclamando desde distintos sectores, ni por los propios tribunales de justicia, dado que la Sala de conflictos del TS -arts. 42 y ss LOPJ -, se ha mostrado absolutamente inoperante al respecto. RINBER ABOGADOS, ABOGADOS ACCIDENTES LABORALES

Sin perjuicio de señalar que, en ocasiones, estas dudas competenciales pueden estar jurídicamente justificadas, sobre todo en aquellos supuestos en que la reclamación del trabajador afectado por el accidente se dirige no sólo contra quien es su empresario, sino también contra terceros con quienes no le une una vinculación laboral, como puedan ser aparejadores, arquitectos técnicos, etc., es lo cierto que, en la mayoría de los casos, la opción por la jurisdicción civil sólo se podía justificar por el hecho, antes apuntado, de que el tratamiento que se daba en ellas a este tipo de pretensiones era mucho más generoso que el que dispensaban los tribunales de la jurisdicción laboral. Y muchas veces ya no se trataba de que éstos fueran más rígidos en la calificación de la conducta empresarial, sino que partiendo de la responsabilidad del empresario en el accidente causado, limitaban severamente, cuando no excluían, las indemnizaciones que aquél debía abonar para reparar el daño causado. Precisamente un claro exponente -pero desde luego no el único- de lo que acabo de señalar, lo constituye la S. dictada por la Sala de lo Social TSJ Navarra de 29 diciembre 2005, contra la que se interpuso uno de los recursos de casación que son objeto del presente comentario. La citada sentencia de la Sala de Navarra confirmaba, a su vez, la dictada por el juzgado de instancia, en la que se desestimaba la demanda presentada por un trabajador víctima de un accidente, en reclamación de una cantidad adicional por daños y perjuicios, con fundamento en que “ni la gravedad de los daños ni la gravedad de la culpa, justifican de un modo evidente ese plus de responsabilidad que supone la indemnización por daño“, habida cuenta de la cantidad que corresponde al capital-coste de la pensión de incapacidad permanente total reconocida al trabajador.

Pues bien, las sentencias que seguidamente desde RINBER ABOGADOS pasamos a comentar, marcan un punto y aparte en el modo en que los tribunales laborales venían abordando este tipo de procesos y señalan el camino a seguir para evitar que se reproduzcan situaciones verdaderamente grotescas en las que, partiendo de la responsabilidad empresarial en el accidente y de la acreditación del daño causado al trabajador, no se condenaba al empresario al pago de indemnización alguna con fundamento en que el trabajador había percibido, vía prestaciones de la SS, mayor indemnización de la debida. Por tanto es de esperar que con esta nueva doctrina, las cosas vuelvan al cauce del que nunca debieron salir y sean los tribunales del orden social los que, en el enjuiciamiento de este tipo de procesos, establezcan la indemnización adecuada para compensar los daños producidos por el accidente ocasionado por culpa o negligencia empresarial. RINBER ABOGADOS, ABOGADOS ACCIDENTES LABORALES

El primero es que sólo surge la obligación de indemnizar cuando en la actuación empresarial se aprecia culpa o negligencia. Es decir, que no estamos ante un supuesto de responsabilidad objetiva, como se ha sostenido en ocasiones por la jurisprudencia civil, sino ante una responsabilidad “estrictamente subjetiva“. Esta posición se ha mantenido desde antiguo por la Sala 4ª TS y se reafirma ahora. Así, por ejemplo, en STS (Sala 4ª) de 28 febrero 2002 ya se razonaba que, “no en todo accidente de trabajo o enfermedad profesional necesariamente ha de existir responsabilidad empresarial, que deben aplicarse las normas protectoras de la SS y que sólo cuando conste o se acredite una efectiva conducta empresarial causante directa del daño o que haya servido para aumentar el riesgo propio del trabajo realizado podrá ser exigida la complementaria indemnización con base en responsabilidad contractual o extracontractual”. Esto es, frente a una tendencia hacia la responsabilidad cuasi objetiva que se observa en la jurisprudencia civil, en la social rige el principio culpabilístico, en cuanto se hace derivar la responsabilidad empresarial de una acción u omisión del empresario que se le pueda imputar, al menos, a título de culpa.


El segundo pilar no por evidente es menos relevante, pues se declara que la finalidad de la indemnización por daños es lograr “la íntegra compensación de los mismos, para proporcionar al perjudicado la plena indemnidad por el acto dañoso”. Lo cual sólo se consigue si la indemnización que se fija es “adecuada, proporcionada y suficiente para alcanzar a reparar o compensar plenamente los daños y perjuicios (daño emergente, lucro cesante, daños materiales y morales), que como derivados del accidente de trabajo se acrediten sufridos en las esferas personal, laboral, familiar y social” (FD 2, 2,  R. 513/2006).

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)
Be Sociable, Share!
  • more INDEMNIZACION POR ACCIDENTE LABORAL DAÑOS Y PERJUICIOS

Etiquetas: , , , , , ,

Comments & Responses

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>